Buscar
  • Contacto Kinemex

Efectos del sedentarismo

Estar sentado durante largas horas, bien sea frente al televisor o en un escritorio trabajando, es un factor que aumenta el sedentarismo y por lo tanto incrementa ciertos riesgos para eventos cardiovasculares y hasta alteraciones metabólicas y neoplasias.


La gente normalmente confunde sentarse con relajarse, pero el problema es que si pasas la mayor parte del día sentado lo que estás haciendo es provocar una serie de molestias y futuras patologías en tu cuerpo.

Si tu trabajo exige que pases horas frente al ordenador, deberías pensar en tomarte algunos minutos cada hora para caminar un poco, hacer una serie de estiramientos, mejorar tu postura cuando estás sentado y en general tratar de hacer ejercicio y tener otro tipo de actividades que mantengan tu cuerpo ejercitado.


Algunos de los efectos del sedentarismo pueden ser:


Enfermedades del corazón, páncreas y cáncer.

Los músculos queman menos grasa y la sangre fluye lentamente si llevas sentado mucho tiempo, haciendo que los ácidos grasos puedan atascar con mayor facilidad alguna arteria. Además, se ha relacionado el estar mucho tiempo sentado con un aumento en la presión sanguínea y con el colesterol elevado.


Cuando los músculos están mucho tiempo en reposo tardan más en responder a la insulina, pero el páncreas continúa produciéndola, lo cual podría llevarte a desarrollar diabetes y otras enfermedades.

Algunos estudios han vinculado el estar sentado por mucho tiempo con el cáncer de colon, pecho y endometrio. La razón no es clara, pero se cree que el exceso de insulina favorece el crecimiento celular.


Moverse regularmente provoca la liberación de antioxidantes, los cuales acaban con los radicales libres que atacan a las células.


Problemas de columna

Moverse estimula el cerebro, aumenta el flujo sanguíneo y hace que se liberen toda clase de químicos que ayudan a la función cerebral.


Cuando estiras constantemente tu cuello hacia el teclado puedes flexionar excesivamente tus vértebras cervicales y causarte un serio desajuste. Además, si no mueves tu espalda a menudo tu columna pierde flexibilidad y es más susceptible a lastimarse cuando realizas cualquier actividad. También aumentas el riesgo de desarrollar hernias en los discos lumbares por la presión extra que recibe la columna al sentarse.


Degeneración muscular

Al no ejercitarla, se reduce poco a poco la movilidad de la cadera. Además, tus glúteos se debilitan por falta de movimiento. Lo mismo pasa con los músculos abdominales, lo cual puede generar un problema llamado hiperlordosis, en el que crece en exceso la curva lumbar.


Problemas en las piernas

Se piensa que la osteoporosis y el consecuente adelgazamiento de los huesos puede tener que ver con la inactividad por permanecer sentado.


Cuando te mantienes activo, tus huesos se desarrollan para facilitar la actividad, de lo contrario el cuerpo prefiere ahorrar recursos y lo evita. Otra consecuencia de la inactividad es la disminución de la circulación en las piernas, lo que genera problemas que van desde los tobillos hinchados hasta las varices.

Se necesitan más estudios sobre los efectos que permanecer sentado y realizar actividad física tienen en la salud. Sin embargo, parece claro que sentarse menos y moverse más en general contribuyen a una mejor salud. Puedes comenzar simplemente por pararte en lugar de sentarte cuando tengas la oportunidad o buscar formas de caminar mientras trabajas. Por ejemplo:

  • Ponte de pie cada 30 minutos.

  • Párate mientras hablas por teléfono o miras televisión.

  • Si trabajas en un escritorio, prueba con un escritorio de pie o improvisa con una mesa alta o un mostrador.

  • Camina con tus colegas durante las reuniones en lugar de sentarte en una sala de conferencias.

  • Después de comer no te sientes, camina.

  • Realiza ejercicios de estiramientos y movilidad con regularidad.

El cuerpo humano está hecho para moverse. ¡Aprovéchalo y disfrútalo!


14 vistas